Colección diplomática de Santa María la Mayor de Calatayud

Tras la conquista militar de los territorios que van a formar la Comunidad de Calatayud, se pone rápidamente en marcha el sistema de tenencias, asistiendo paulatinamente a una progresiva señorialización. Y la Iglesia, reconstituida, toma también posiciones. La mitra de Tarazona, ampliamente dotada por los reyes, se constituye como una fuerza económica evidente, principalmente por vía de rentas y percepciones eclesiásticas, pero ejerciendo también el señorío directo, incluido el «mero y mixto imperio» en algunos lugares, como es el caso de Calcena. Al amparo de la mitra se produce la renovación eclesial en la Comunidad, constituyéndose una red de iglesias que van desde las meramente parroquiales, a los cabildos como puedan ser los de Santa María la Mayor o de Santa María de la Peña, de Calatayud. Lo que caracteriza al cabildo de Santa María la Mayor es el hecho de ser un propietario urbano que vive no sólo de las rentas eclesiales, sino de la puesta en explotación de una parte de sus bienes agrícolas (tierras) y urbanos (casas y tiendas). La percepción de rentas y diezmos, procedentes de la utilización en propio beneficio del excedente de la fuerza productiva de los campesinos, proporcionaba al cabildo de Santa María Mayor unos ingresos fijos y perpetuos, y, lo que es más importante, en metálico.



Autor/a:
Herminio Lafoz Rabaza

Fecha/Calendata:
2000

Fuente principal/Fuen prenzipal:

Características/Carauteristicas:
332 p. ; 17 x 24 cm. Rústica.

Otras fuentes/Atras fuens:

Localización/Localizazión:
Instituto Bibliográfico Aragonés - Signatura: IB.18383

Editorial:
Institución Fernando el Católico, Zaragoza